miércoles, 23 de agosto de 2017

Hola

A tu lado

Cuando la brisa trae el frescor de tus párpados, de tu linda cara: se abre un florido horizonte en el que tú y yo libremente nos amamos. Cuando la lluvia toca los cristales de tu calle, y la ciudad se pierde contigo en el ensueño: excelso es el perfume del palpitar a tu lado. ¡La brisa y la lluvia son un canto de amor contigo! Al ver tus ojos, al decir lo que siento: surge el andar a tu corazón, a tu vida, con esta canción de brisa y lluvia selecta, abrazando los bellos momentos de nuestra alborada entrega. (Floral de tus encantos)

martes, 22 de agosto de 2017

Tu ventana es con el viento, el viento llena tu ventana. El claro amor que ayer palpitaste, vuelve a latir, vuelve a tu aroma, vuelve a tus brazos. (Acordes de luna)

lunes, 21 de agosto de 2017

El mundo despunta, el final de su ciclo... mareas humanas y del medio ambiente, teñidas del caos... (notas de aldea)

domingo, 20 de agosto de 2017

Palpitar andino

Allá en la cordillera, venido de Sierra Nevada, conocí tu alma ígnea y tu pecho volcánico; espacio de águilas lejanas, quebradas y ríos implacables. Es la historia de sangre abrupta en la niñez de nieve intrépida y el acerado tren del sustento por el túnel Las Raíces el más sudado, el más andino de América. ¡Cordillera, cordillera de roqueríos inmensos, rugido de pumas y empinados chivos, esplendor de copihues y araucarias, parte de este Chile querido. ¡Cómo lucha su gente y palpitan Captrén y Gualletué, también la Princesa y el Indio; y los cráteres de los volcanes! Animado llevo tu paisaje y aquellos andares familiares; cordillera de la mano divina de frescor saludable, vas dichosa y reluciente por mis venas emocionales. (del texto, Cascada otoñal)

sábado, 19 de agosto de 2017

En tu aliento

En el palpitar de tus ardientes gotas, temblando tus prendas; estoy yendo por tus veredas; y alcanzando las sedosas camelias en nave de terciopelo. Vuela tu aliento, estoy en tu aliento. Mujer, mujer por tus húmedas veredas, susurras siluetas de algodones que aspiran más; y así la escala sinuosa continúa. Vuela tu aliento, estoy en tu aliento. Tus montes se han colmado de miel; y tras cada yema de tu sugestivo talle, me dice tu aliento: volver y volver. (Olas de mujer)

viernes, 18 de agosto de 2017

Otra vez la podredumbre de "iluminados"... (notas de aldea)