sábado, 8 de septiembre de 2018

Eres...

Eres la mañana que despeja el rocío; el sonido del romance acontece conmigo; y me envuelve en tu rostro, celeste cariño.

Cantares por Chile


Recital poético, Santa Bárbara, 2001


viernes, 7 de septiembre de 2018

Dulzuras de tu esencia

Y tomando tu mano, me acerco a tu cara, me acerco a tu boca. Tu boca y mi boca en un sutil y apasionado beso como el rojo de tus labios; y así suavemente deslizándote entre mis manos, entre mis brazos; y beso tu cuello y el dulzor de tus mareas; una y otra vez; y te sigo amando a mariposas y linos, encantado en todo tu cuerpo, que voy llenando del querer, que me da tu misma silueta a cada beso, a cada dulzura ya en el áureo de tu vientre; y llegando a la cima de tus finezas; destellando delicias de tus pétalos, destellando ambrosías de tu esencia.

Al verdor de auroras


miércoles, 5 de septiembre de 2018

Con tu nombre en el viento

El viento me trae tu nombre, el viento me trae tu alegría; instantes de estar juntos, instantes de tocarte; y el viento nos envuelve en su canción y los días de conocerte, en la mirada, en las facciones que cobijó el gusto, el querer de pulsar sentimiento... El viento me trae tu nombre, el viento me trae tu alegría; el sensible de tus labios..., el amanecer de amarnos...

Esbozo de lluvia

Al son de titilantes raíces y llanos techos; desde La Esperanza a La Paz, desde La Paz a La Esperanza: nubes y vientos en celeste Araukanía; esbozando un trenzar de lluvia fecunda y altiva, con trino copihual, araucaria y canelo; y diseminando surcos de vigor y acuarela; mientras la lluvia tañe el cristal hogareño y un amasijo va subiendo en el campesino arpegio de una madre en su silencio. Llueve y llueven hojas de la milenaria piedra, y cabalgantes huellas de plurales auroras. ¡Vientos de Mariluán, alzando atávicos linos! ¡Vientos de Malleco y Cautín: a horizontes laborales fraternos...! Y hay nubes de kultrún, espiga y flor de molienda, con un camino cochayuyero de mar a rugiente cordillera; donde vuelvo a acariciar tu rostro y un hálito fraguar de arenas.

Mujer mapuche - Araucanía


martes, 4 de septiembre de 2018


Arroyos de los tiempos

A través de los años, a través de los tiempos, a través de mi ventana con el sol de una calle por la ciudad penquista; y canciones de Jim Croce y canciones de la mar chorera; y seguir con sureños veranos y venturosos inviernos; y cándida flor enamorada cuando tomaba tu cintura y nos besábamos, nos besábamos con aire de fiesta a pleno caminar, a total primavera; hermosa de aquellas hojas, hermosa de aquel poema... Y volvían guitarras y tambores de John Bonham y de Gabriel Parra en La Frontera; conversando amenos del Austro y el gran concierto... A través de los años, de otoñales y emblemas, de litorales y cordillera; sintiendo ecos de un bosque, oleajes y arenas; y campanas fraternales en mañanas de Alabanzas, rogativas y agradecimientos...¡Y tantos se fueron para siempre... y tantos recuerdos... y naturaleza caminante y naturaleza muerta...!!! en la tierra herida por el hombre, en el rotar del desprecio y el egoísmo; y obligados migrantes y hambrunas, pestes, guerras... en un coral presente... en un coral por el desierto... del mundo " reluciente", del mundo desechable... y revolotean acuarelas y veredas emergentes a llama e incertidumbre, temblores, tormentas; y llama de amor al viento, al viento en el cristal; vibrando así los tiempos, vibrando emocionales arroyos, vibrando emocionales cantares, vibrando miles de andares.