jueves, 19 de abril de 2018



Al verdor de auroras


Horizontes


Acordes de luna


En el brillar de tus gemas

Derramado tu pelo entre mis dedos, derramado los brillos del amanecer sobre sus manantiales y los brillos de la noche por todo el espacio; trayendo la mar de tus delicias, como el carmesí de tus labios abriendo sus alas y elevando tus encantos; entonces el ondulado de tu cuerpo, me llama intensamente con el perfume tus ansias, vibrando más y más en la suavidad de tus gemas; y te digo amor y te digo mi encanto; abrazándote en la llama de este latir en que apasionadamente nos amamos.

Otoño - Araucanía


miércoles, 18 de abril de 2018

Plaza de amor

Por la plaza enamorada bajo el arco iris de los árboles con sus hojas romanceras, con sus hojas infinitas. Vamos juntos de la mano, vamos a todo corazón. Te abrazo, te beso por la plaza enamorada, enamorada de nuestro andar, enamorada de nuestra flor; y la plaza es nuestra de otoño a primavera, de canción en canción al calor de nuestros besos, al calor de nuestro amor.

Temuco


Al verdor de auroras



martes, 17 de abril de 2018

En floral de tus ecos

Mujer, linda mujer; fascinante en el abril de tus ojos, fascinante tu rostro, fascinante el estar contigo...  Aunque a veces presume la niebla, aunque a veces un arduo pedernal por el camino, la brisa de tus mañanas, de tus noches de íntimas sedas: llega a mis brazos, a mis labios para besarnos una y otra vez, besarnos miles de veces; sintiendo el perfume de tu serpentear, de tu corazón queriendo; y así yendo, recorriendo los espacios de ir ensueños en fascinante sensación del floral de toda tu piel, en fascinante sensación del amado floral de tus ecos.

Cantares por Chile


lunes, 16 de abril de 2018

Ecos de Ralco


Al verdor de auroras




Al verdor de auroras


Rosal de una barca

Tras el azul de Puerto Montt, de Chacao: nace una barca con sus efusivas olas, su alba de gaviotas y su amado cielo. Animosa la mar, la mar abierta; la barca va, la barca comprende un rosal fraterno; y navega, navega el rosal marino por Quidico, Talcahuano. El pescador, el chorero en sus pupilas toda la mar de su familia. Luego una tarde amarilla, una playa rebosante de castillos y juegos por Cartagena; y robusta la barca llega a la noche; sus pétalos extasiados bajo las estrellas cantan; y ola tras ola amaneciendo por la mar nortina con el sur de su alma. Una barca, un rosal; y una playa que viene, una playa vestida con el sol de tus labios. (texto: Estelas)