sábado, 7 de abril de 2018

Semblantes de un atardecer de otoño

La tarde cabalga con su soliloquio inmenso, la tarde cabalga con un ajuar de melancolías. Varían las hojas su inocencia, varía el cristal sus techos. La tarde se va perdiendo en su infinito llevándose sus colores, dejándome su solsticio... Un pájaro cruza el cielo muy pronto a su nido, a su leño sereno, y el sol ya desvanecido de su intenso: selló sus semblantes, selló sus elementos; y recordar almas queridas con los jardines de sus huellas... y concebir pasos al tiempo en un rotar incierto, bajo el temblor de iniquidades de un brutal progreso..., en un mundo de olvidos..., en un mundo de desechos... La tarde hacia el amanecer, hacia una mañana que siempre se anhela; abriendo un nuevo sol y fecunda tierra, abriendo corazones y un caminar fraterno.

jueves, 5 de abril de 2018

Otoñal de un te quiero

La calle se regocija en danza de hojas pasajeras; llevando el perfume de tu mirar, tu mirada que me envuelve a luz de acercamiento, a luz de un beso. Un beso entre estas hojas de un nuevo otoño, un beso y miles de besos de otoñal romance que nos abraza, que te abrazo, ¡amada mujer por veredas del destino! Y llegando a casa, al sabor hogareño de nuestros cuerpos; estremeciéndote en el deseo a vuelo de nuestro fuego tras la calle que prendió nuestro romance, nuestro primor al cielo, nuestra llamarada de besos a tierra y cielo otoñal, otoñal de un te quiero.

Gastronomía mapuche


Caudal chileno


Castro - Chiloé


martes, 3 de abril de 2018

En floral de tus ecos

Mujer, linda mujer; fascinante en el abril de tus ojos, fascinante tu rostro, fascinante el estar contigo... Aunque a veces presume la niebla, aunque a veces un arduo pedernal por el camino, la brisa de tus mañanas, de tus noches de íntimo terciopelo, llega a mis brazos, a mis labios para tocar tus labios y besarnos, besarnos una y otra vez, besarnos miles de veces; sintiendo el perfume de tu serpentear, de tu corazón queriendo; y así yendo, recorriendo los espacios de tu ir ensueños en fascinante sensación del floral de toda tu piel, del amado floral de tus ecos.